Equilibra el buffet del almuerzo de tu fiesta de salón


Para atrapar al invitado lo mejor que puedes hacer es ofrecerle una amplia variedad de alimentos que puedan llenar cada una de sus expectativas. No es necesario que cuentes con un millón de platillos pero sí debes tener una multiplicidad de recetas que te permita abarcar rubros básicos de toda persona.

Lo primero es tener en el buffet pequeñas zonas dedicadas a diversos tipos de alimentos. De esta manera los invitados se servirán lo que realmente deseen y no se verán obligados a comer un platillo debido a que no había más opciones a su total disposición.

¿Cuáles son los alimentos que deben figurar en el buffet?

Sin lugar a dudas la clave reside en contar con un menú que dé a las personas la capacidad de pasar por diversos alimentos antes de decantarse por uno de ellos. Existen ciertos tipos de platillos que siempre tendrán que estar presentes en el buffet del almuerzo.

- Las sopas serán un aliado importantísimo en todo momento. Tienes dos opciones al momento de ofrecer una sopa; la primera consiste en dar una sopa en específico. Si no te agrada esta idea podrás poner diferentes caldos en una zona determinada del buffet, preferiblemente al inicio de este.

- No importa cuál sea la hora del día. Siempre tendrás que tener a disposición de todas las personas todo tipo de frutas; estas son un complemento esencialísimo. Sirve diversas frutas, al menos 6 tipos diferentes.

- Aparta una zona exclusivamente para la pasta. Esta tiene una alta demanda en horas del almuerzo. Podrás ofrecer pasticho, tallarines con diversos tipos de salsa, ravioles, ñoquis, etc.

- Ten un apartado de carnes rojas y blancas; cerdo, pollo y ganado vacuno en diversas presentaciones; ya sea a la plancha, asado, a la parrilla, frito (en caso del pollo), con salsas de diversa índole, etc.

- Que nunca te falte la ensalada. Siempre será imperativo que des al convidado múltiples presentaciones, ensalada sencilla, ensalada fresca, tipo césar, de vegetales cocidos, etc.

- Nunca estará demás dedicar un área específicamente a los niños. Podrás ofrecer desde papillas hasta patatas fritas, nuggets de pollo, mini hamburguesas, etc.

- En cuanto a las bebidas puedes tener una carta amplia que cuente con diversos tipos de vinos, cervezas, zumos de frutas, té y sodas.

- Lo postres también son importantes. Poseer un refrigerador con diversos helados expuestos es excelente y agradable para todos. Puedes acompañar al helado con creps de chocolate, tortas, panecillos rellenos, galletas, etc.

¿Cómo distribuir las cantidades de comida?

Deberás guardas más provisiones para aquellos rubros que tienen más demanda. Por ejemplo, si las pastas son las que cuentan con más comensales entonces será preciso que siempre tengas reservas de esta y de los ingredientes que necesitarás para preparar los diversos tipos de salsas.